Padre y madre sentados con su bebe en acostado en medio de ellos. Ambos miran a una niñita, frente a ellos, quien los mira también.

Más que un voluntariado, es mi manera de ayudar a los demás.

Apoyo a la Casita Ronald McDonald porque es una manera de poder devolver lo bueno que la vida me ha dado y compartirlo con aquellas personas menos afortunadas.

Es una gran oportunidad para llevar un momento de alegría y amor a las familias que están pasando por un momento difícil y hacerles olvidar por tan solo un momentito esa situación (mientras jugamos Bingo!)

Grace Okuyama – Voluntaria Casa Ronald EsSalud